Benita Uribarrena Bollaín tenía 9 años cuando en España se proclamó la República. Su madre, Benita Bollaín fue la que adelantó a muchos durangueses dicha proclamación el día anterior, hecho por el que fue detenida. Benita Bollaín regentaba un kiosco de prensa en Ezkurdi y la apodaban “Benita la Periodista”.

 

Familia Uribarrena Bollaín. Benita la más peueña en el regazo de su padre.

Muerte del padre
Santiago Uribarrena Munitxa creció en el seno de una familia carlista. Sin embargo, debido, seguramente, a su trabajo en los ferrocarriles y el ambiente laboral, abrazó las ideas socialistas. El octubre de 1934 fue un mes de huelgas y luchas obreras. Los trabajadores del ferrocarril, Santiago entre ellos, habían hecho acopio de unas armas y las habían escondido en el río. Alguien los denunció y una noche de diciembre la guardia civil acudió en busca de Santiago. Obligado a meterse en el río para sacar las armas de donde las escondían, en plena noche de diciembre, Santiago enfermó gravemente por ello y su vida solo se prolongó unos cuantos días más. Falleció el 30 de diciembre de 1934.  El suyo fue el primer funeral civil que se celebró en Durango.

Levantamiento fascista
A la muerte del padre la situación económica familiar quedó trastocada y Benita ys sus tres hermanos (Nati, Santiago y María) tuvieron que dejar la escuela y ponerse a trabajar. Tanto Nati como Santiago eran miembros de las Juventudes Comunistas y no dudaron en ir al frente para responder al levantamiento fascista. Benita, María y su madre residieron en Durango hasta el fatídico bombardeo del 31 de marzo de 1937. Evacuadas de su localidad natal, comenzaron una historia de exilio que se prolongaría durante toda su vida.

A Francia en La Habana.
El 2 de junio de 1937 Benita madre e hija y María llegaban a Francia a borde del buque La Habana. Benita encontró trabajo en un restaurante mientras que su madre y su hermana se dirigieron al sur de Francia. Dos años después, con la II Guerra Mundial a punto de estallar, la familia se reunió en el sur de Francia. Al poco tiempo se les unieron Santiago y Natividad que huían de la victoria franquista en la peninsula.

Siempre en la Resistencia
Benita Uribarrena Bollaín era miembro del PCE y su compromiso la llevó a tomar parte activa tanto en la Resistencia francesa que luchaba contra la ocupación nazi como en la resistencia antifranquista. Cabe señalar que no era una tarea que acometía ella sola. En realidad, toda su familia estaba directamente involucrada en ambas luchas. Durante la ocupación nazi fue en una ocasión detenida cuando portaba dinero y documentos de la Resistencia pero se las apañó para evitar un fatal desenlace.

Más tarde, cuando Benita residía ya en Perpignan su tarea consistía en trasladarse cada semana en tren a París y recoger allí la publicación Mundo Obrero para introducirla después en la península. En otras ocasiones ayudaba a militantes en busca y captura a cruzar la frontera o llevaba dinero o documentación de todo tipo a sus camaradas que resistían bajo la dictadura de Franco.

52 años después vuelve a Durango
Corría el 12 de mayo de 1989 cuando Benita Uribarrena Bollaín volvió a pisar su Durango natal. Su hija Marina recuerda que a pesar de los años que Benita pasó fuera de Durango, cuando volvió a la villa, recordaba con detalles varios acontecimientos que marcaron su infancia y, en gran medida su futuro.

Benita Uribarrena falleció en Le Soler (catalunya Nord) el 12 de octubre de 2011.