Paco lucho en casi todos los frentes posibles: Markina, Legutio, Intxorta, Peñas de Lemona… Fue hecho preso en Santander a finales de agosto de 1937a junto a miles de voluntarios. Lo internaron en el Fuerte de Santoña para enviarlo después al campo de concentración de Miranda de Ebro. Desde allí lo destinaron a varios Batallones Disciplinarios para ejercer de mano de obra esclava: Espinosa de los Monteros, Sondika, Irurita, África… Volvió a Durango en 1942 después de cumplir su condena.

La familia de Paco, los Barreña-Elizegi, padeció en primera persona el hecho de formar parte del bando perdedor. Exilio, cárcel, trabajos forzados… Uno de sus hermanos, Estaban Nikolas Barreña, militante anarquista y miembro del Batallón Malatesta, desapareció del campo de concentración de Santander en octubre de 1937 y nunca más se supo de él, a pesar del empeño de la familia. Paco lo guardó en su memoría mientras vivió.