SANTIAGO MENDIZABAL BENGOAk bertatik bertara ezagutu zuen 1937ko bonbardaketak Durangon eragin zuen txikizioa. Abadiñarra izan arren, arratsalde hartan bertan Durango konpontzen laguntzera eroan zituzten bera tea beste lagun bat.

Ebakuazioarekin Erandiora jo zuen familiarekin batera. Zortzi egunera kinto joateko deia jaso zuen eta Bilbon aurkeztu zen. Kamilleru izateko formazio txiki bat jaso ostean, Sukarrrieta batailoiarekin Bernagoitira bidali zuten. Kamillarik egon ez eta bestelako beharretan aritu behar izan zuen, Bernagoitin hasieran eta Lemoatxen geroago.

Frentea apurtu zutenean Galdakaoko mendi batera bidali zituzten zauritue bila. Heldu zirenerako konpainia erretiratuta eta eurek erdi galduta, baserri batean zeudela euren burua entregatu beste aukerarik ez zuten izan.

Kartzela eta Trabajadoreak eta soldadutza

Hilabete inguru Gasteizen egin zuen preso Santik. Handik Palentziara eta irailean Trabajadoreen 13 konpainia osatu zuten, ejerzito faxistaren hornidura lanetan aritu zen han, besteak beste.

Trabajadoreetatik soldadutzara, gerra amaitu eta gero, Calatayuden lizentziatu zen.

 

SANTIAGO MENDIZABAL BENGOA fue testigo de la destrucción que supuso el bombardeo de Durango del 31 de marzo de 1937. Junto con otro compañero tuvieron que acudir de Abadiño a Durango para ayudar en la medidad de lo posible a reparar los daños producidos.

Con la evacuación Santi se desplazó a Erandio junto con su familia. A los ocho días fue llamado a filas. Después de recibir una pequeña finstrucción como camillero ingresó en el batallón Sukarrieta y fue envíado al frente, primero a Bernagoitia y a Peñas de Lemona después.

Cuando el frente se rompió se encontraban en un monte de Galdakao en busca de heridos pero no había rastro de la compañía a la que buscaban. Perdidos y rodeados por las tropas fascistas se entregaron en un caserío cercano a Galdakao.

Cárcel, batallón de trabajadores y servicio militar

Santi pasó un mes preso en Vitoria desde donde los llevarían a Palencia para formar el 13 Batallón Disciplinario de Trabajadores.

Del batallón de trabajadores lo llevaron a cumplir el servicio militar. Se licenció en Calatayud una vez finalizada la guerra.